miércoles, 16 de mayo de 2012

Periodismo tuitero

Escucha este texto

Claramente la Internet ha cambiado la forma de comunicarnos, hace algunas décadas la televisión fue el agente del cambio. En aquella ocasión el cambio fue para propiciar la unidireccionalidad de la difusión de la información. Desde una oficina o un grupo de agencias se podía difundir la información deseada a millones de personas. De esta manera el control de la sociedad podía ser centralizado y más efectivo en un sentido.
En la actualidad con la aparición de sistemas de comunicación bidireccional donde podemos comunicarnos entre ciudadanos en una forma distribuida, prácticamente desde cualquier parte del mundo a todo el mundo estamos imponiendo cambios en nuestro entorno, modificándolo, haciéndolo, conformándolo, esto al estilo tuitero lo escribió Alejandro Pisanty "@apisanty: chatear, estudiar, buscar noticias, subir fotos, bajar películas, subir tareas, es **hacer** Internet". La posibilidad de compartir información a través de la Internet es una realidad a nuestro alcance. Nuestro uso cotidiano de los teléfonos celulares, las tabletas, las computadoras, en fin, de las herramientas de telecomunicación hace la Internet.
Cuando las personas suben toda clase de archivos a la Internet posibilitan que surjan infinidad de fuentes de información. De esta manera, el control de la información es cada vez más difícil. Ejemplos en África se dieron el año pasado, y en estos días se están dando en nuestro país. En la redes sociales, en particular facebook, Twitter y google+ se han convertido en lugares donde los ciudadanos comparten información con una velocidad vertiginosa. En un momento, con un celular se toma un video de una rechifla a algún político en alguna institución de educación y se sube a youtube en el siguiente instante se tuitea la dirección y en cuestión de minutos la noticia se esparce en forma viral en la red y prácticamente está al alcance de todos. Es más, cuando, varias personas suben el mismo evento desde distintos ángulos, la información adquiere características cercanas a la independencia de la fuente y, por lo tanto, es sustancialmente distinta que cuando se observa desde la perspectiva impuesta por los medios masivos profesionales.
Dada esta capacidad de flujo de información resulta insultante que algunos medios de comunicación tradicionales insistan en relatar los hechos en una forma totalmente alejada a la realidad. Un amigo periodista me ha señalado constantemente que mientras la televisión, la radio y algunos periódicos responden a intereses políticos o económicos, las nuevas formas de comunicación tienen posibilidades de escapar a las presiones de estos intereses. La televisión por Internet, dada que no es una concesión del gobierno, es una vía unidireccional que puede ayudar a la comunicación bidireccional de las redes sociales. La herramienta de youtube es una de las formas más simples de comunicar hechos. Las ideas pueden ser comunicadas y los escritos con análisis profundos son recomendados usando solamente 140 caracteres.
Cuando una sociedad se percata que los medios tradicionales no difunden los hechos como se perciben en el entorno comienzan a crear sus propias maneras de comunicación y, en estos momentos, ésa es una de las alternativas usadas por muchísimos ciudadanos que a través de Twitter, facebook, google+, youtube dan a conocer lo que vieron o sufrieron. Los medios deben estar atentos o pueden quedar relegados de esta vorágine de información. Esta situación ha sido entendida por algunas empresas de comunicación que ya utilizan el envío de reporteros para transmitir en vivo sucesos que deben ser conocidas por todos. Es más muchos periódicos ya mandan sus encabezados por el Twitter.
Aunque considero que el término tuitero ha sido usado en forma despectiva, por ejemplo el año pasado se mencionaba despectivamente a los tuiteros de Veracruz por haber propagado aseveraciones falsas, es posible el papel de los tuiteros se esté revalorando. Ahora hemos observado la ausencia de ética en periodistas profesionales con aviesas intenciones al propagar falsas noticias; pero la comunidad tuitera inmediatamente los desenmascara, por ejemplo J.M. Valero cuestiona contundentemente a P. Ferriz: @esvalero RT @PedroFerriz: "Balacera en Polanco. Tres muertos. La familia michoacana" -> Terrorismo para ocultar los abucheos en la Ibero? Es más M. Ebrad solicitó un desmentido de este mensaje: @m_ebrard: "Pedro Ferriz seria buenísimo verificaras tu información antes de enviarla, toda es falsa, no la vas a desmentir?" Creo que el tuiteo ha comenzado a valorarse y más en estos tiempos electorales donde el sector gobernante ha querido imponer una versión parcial de los hechos. La posibilidad de que a través del tuiteo se señalen artículos de análisis, reseñas noticiosas, videos etc. está cambiando el periodismo mismo y modificando el quehacer de los periodistas hacia el periodismo ciudadano. Cada vez hay más bitácoras con opiniones, con información, videos en youtube, canales de televisión por Internet, periódicos en línea, etc. que proveen información diferente información con ángulos diversos. Claramente, sólo nosotros sabemos hasta donde queremos ir. El periodismo participativo nos abre las puertas para informar e informarnos y con ello decidir; en este sentido el periodismo tuitero es un elemento más.
Quiero terminar con una frase al estilo tuitero donde manifiesto mi preocupación del riesgo que corremos al no atender los reclamos sociales: “Una gota derrama un vaso lleno. Maximizar ganancias suprime el bienestar de todos. México está lleno de inequidades y pocos tienen bienestar

Una versión resumida de este artículo fue publicada el día 16 de Mayo en la UNIÓN de Morelos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu comentario se publicará a la brevedad posible.