miércoles, 11 de abril de 2018

El interjuego entre talento, azar y éxito

El lunes estaba leyendo el Tweeter y llamó mi atención una referencia a una nota del la BBC Mundo que invitaba a la lectura de su texto mediante la frase “La poderosa y (a menudo) invisible razón por la que gente con poco talento tiene éxito en la vida”. Estoy convencido que parte del éxito de las personas radica en sus habilidades o talentos, por eso decidí guardar el tuit y tomarme tiempo para leerlo con calma. Al leer la nota de Tiffanie Wen encontré interesantes reflexiones producto de simulaciones computacionales, que me recuerdan las simulaciones de muchas partículas que hacemos en física para reproducir los fenómenos en gases, líquidos o sólidos.
Regresando al tema de la relación entre el talento y el éxito, en muchas ocasiones cuando una persona joven desea verse en el futuro como una persona exitosa se le aconseja prepararse para acrecentar sus talentos; pero este consejo ¿le asegura el éxito? La experiencia cotidiana nos indica que no siempre es así; comúnmente observamos que algunas personas con pocas habilidades reciben muchos beneficios y sus recompensas son mucho mayores a otras con mayores talentos. Aunque por supuesto que estas personas exitosas tratan de atribuir su situación a sus habilidades. Un estudio muestra que cuando se invita a reflexionar si hubo causas externas para el éxito (es decir un evento fortuito) en la mayoría de las ocasiones se encuentra. Esta afirmación proviene de estudios de Robert Frank (autor del libro “Success and Luck”). Ante esta situación leí con atención el artículo de Wen y me percaté que comentaba los resultados de una simulación por agentes reportada en uno de los archivos más grande de artículos científicos y de acceso libre http://arxiv.org realizada por un grupo de físicos y economistas italianos. Esta simulación se reportó en febrero de este año y es un típico ejemplo de lo que ahora se conoce como sociofísica o econofísica, donde mediante la definición de algunas reglas sencillas en un juego se simula el comportamiento de un sistema complejo, como el éxito en una sociedad. El juego consiste en definir un conjunto de personas que tienen talentos y habilidades repartidos en una forma normalmente distribuida. Es decir pocas personas tienen muchos talentos o habilidades, pocas personas tienen pocos talentos o habilidades y muchas personas tienen medianos talentos y habilidades. Parece que así es nuestra sociedad donde la mayoría de las personas tienen talentos y habilidades normales. En este juego computacional la realidad se simula mediante los agentes que representan personas con talentos y habilidades repartidas normalmente (para los matemáticos con una distribución gaussiana) que van caminando por la vida inicialmente con una riqueza distribuida equitativamente y repentinamente enfrentan un evento que puede ser afortunado o lamentable. Si es afortunado su riqueza aumenta y si es desafortunado disminuye en ambos casos proporcionalmente a la riqueza que tenían en el paso de tiempo anterior. Con esta sencillas reglas, Pluchino, Rapisarda y Biondo científicos de la Universidad de Catania en Italia, llegan a la conclusión que al final de una vida de trabajo, digamos unos 40 años, una proporción pequeña de la población posee mucha riqueza; en concreto el 20% de la población tiene el 80% de la riqueza. Situación muy parecida a la actual distribución de la riqueza, solo que en nuestro país la desproporción es aun mayor. Otro de los hallazgos interesantes es que el conjunto de personas con mayor riqueza no es el conjunto de personas con mayor talento, sino que personas con mediano talento son las que mayoritariamente tienen más riqueza. La conclusión de este trabajo es que al fomentar políticas que recompensen a los que más éxito han tenido se incrementa la desigualdad. Es importante hacer notar que este tipo de modelos para representar la compleja realidad social, cultural o económica buscan captar la escencia de la problemática; pero difícilmente podrán describir detalladamente situaciones específicas. Esta aclaración la planteo sin en ánimo de demeritar el excelente trabajo, que tiene puntos a discutir y detalles obviados; desde mi perspectiva el desarrollo y análisis de estos modelos nos dan oportunidad de entender las complejas dinámicas que ocurren en la naturaleza o sociedad.
Una de las reflecciones que podemos hacer a la luz de este estudio es que hoy en día la mayoría de las estrategias de fomento a la innovación o a la investigación están basadas en impulsar a los de mayor éxito; sin embargo este estudio implica que se deben revisar estas políticas para considerar el azar e impulsar a los más talentosos para obtener el beneficio social.
Desde mi punto de vista en este caso la desigualdad fue causada por la forma de conceder aleatoriamente más beneficios proporcionales a la riqueza, que ya se tiene con anterioridad, en lugar de obtener beneficios proporcionalmente al talento, este último tiene una distribución normal. Por lo tanto, definamos estrategias para potenciar el talento y esfuerzo de la gente para que obtenga beneficios correspondientes a su esfuerzo.
Con esta discusión quiero plantear las bondades que se tienen al realizar estudios sobre las situaciones sociales mediante la simulación computacional y en general de cualquier fenómeno natural o social para entenderlo y en consecuencia proponer alternativas para contrarestar situaciones que no sean deseables. Los estudios científicos por más teóricos que parezcan aportan conocimiento para tomar decisiones, usemos este conocimiento para propiciar el beneficio social.

Una versión previa de este artículo fue publicada el día 11 de Abril en el periódico la Unión de Morelos.

miércoles, 4 de abril de 2018

La información oportuna y de calidad a la ciudadanía

Desde hace ya casi un año se ha mencionado que hay problemas de contaminación del agua en algunos pozos en Cuernavaca. Este lunes leí con atención una nota donde el Sistema de Agua Potable y Alcantarillado (SAPAC) afirma que son falsas las noticias que se propagan en el mundo de las redes sociales donde se menciona que se cerrarán algunas válvulas de la red de distribución del agua potable. En la nota que aparece en el periódico La Unión de Morelos, no se mencioná alguna información técnica sobre este hecho solamente se dice que la “información” proviene de un comunicado de prensa. En esta nota de María Esther L. Martínez se dice que “es ‘completamente falsa’ la información de que en toda la ciudad se iniciará un supuesto cierre de válvulas en las redes que distribuyen el agua potable. Al respecto, el comunicado indicó que "esta información no tiene otro objetivo más que el de alarmar a la población y desestabilizar el trabajo que realiza día a día este organismo operador, y que se suma a otras acciones negativas como el cierre de válvulas y robo de coladeras de alcantarillas".
A mi me sorprendió el tono de reclamación del comunicado y quise leerlo con cuidado.
El llegar a la página en la Internet de SAPAC me agradó la estructura con una idea clara y un compromiso de transparencia manifiesto. También resultó agradable ver una sección sobre la cultura del agua, donde podemos encontrar información del programa de formación de cultura del manejo del agua. Hasta aquí todo iba, digamos bien. Comparto el compromiso por poner a disposición información y más a los niños en cuanto al manejo de los recursos naturales.
Me dispuse a buscar los comunicados para leer lo que SAPAC había informado oficialmente y con el ánimo de enterarme de los problemas que este organismo da a conocer a la ciudadanía. La verdad es que encontré los comunicado ordenados en una sección de información bajo el rubro de boletines. Ahí pude leer fácilmente los boletines de prensa del año 2016 y hasta los de noviembre de 2017; pero no están disponibles (al menos hasta el día martes 3 de abril de 2018 a las 22:30 hrs) los boletines más recientes, no hay boletines ni comunicados en el 2018. Así que el compromiso de transparencia se esfumó frente a mí, no pude encontrar la información que deseaba.
Es, precisamente, en los boletines de febrero y marzo de este año donde esperaba encontrar la información que me permitiera conocer del problema para que yo pudiera justificar la frase de que “la información falsa que circula en las redes solo pretende alarmar a la población”. Verdaderamente, visité el sitio de SAPAC en la Internet con la esperanza de encontrar boletines de calidad que dieran información sustentada en aspectos técnicos que tranquilizaran a cualquier curioso como yo. La verdad es que la calidad de la información deja que desear. La mayoría de los boletines fueron para promover la persona a cargo de la presidencia municipal de Cuernavaca o al director del la propia SAPAC; aunque debo reconocer que en lo boletines se mencionaba continuamente los programas de fomento a la cultura del agua en el sector educativo.
Los comunicados, que son documentos diferentes a los boletines, señalan aspectos que parecen urgentes, donde se mencionaba que había reuniones. Por ejemplo, en agosto del 2017 (comunciado 002-013) se menciona que hay reuniones para informar a los ayudantes municipales y tranquilizar a la gente. En diversos boletines de ese mes se menciona que: se está realizando un proceso biológico (sin mencionar nunca cuál) para combatir la presencia de hidrocarburos en los pozos en particular se indica que: “Desde el momento que se nos notificó la presencia de posible gasolina en el agua, estamos abocados a atender este tema, y de manera permanente se ha estado trabajando, y Pemex ya está coadyuvando". En Septiembre se puede leer, en el boletín 002-124, “El director general del Sapac José Pérez Torres, informó que la COPRISEM entregó al Sapac los resultados practicados por un laboratorio que posee la certificación de la Entidad Mexicana de Acreditación (EMA), el cual confirma que el agua de los la (sic) Noria en la que se ubican dos pozos (Noria 1 y Noria 2) se encuentra en condiciones adecuadas para ser distribuida en la población. Más adelante se dice que “Para salvaguardar la salud de los habitantes, Pérez Torres, instruyó al personal de laboratorio de este Organismo mantener los muestreos correspondientes, así como el proceso de cloración para garantizar la confiabilidad del agua.” Sin embargo, no se menciona que tipo de sustancias fueron encontradas y menos se dice que acciones fueron las que llevaron a cabo para disminuir la presencia de hidrocarburos en los pozos. Hasta donde conozco no siempre es adecuado clorar el agua si se encuentran algunas moléculas orgánicas asociadas a los combustibles que se transportan en los ductos de PEMEX. Realmente es muy importante informar a la sociedad de lo qué se hace y cómo se hace, ya que las acciones pueden ser contraproducentes.
Esta situación de información extremadamente escueta y sin sustento técnico es la que propicia que en las redes circule información que pudiera ser falsa. Ya en otras ocasiones he mencionado que el manejo inadecuado de la información en las redes puede tener fines extremamente irresponsables. Sin embargo, en este caso y desde mi punto de vista, es urgente que los organismos operadores de servicios municipales, como el agua, del manejo de los residuos sólidos entre otros, aporten información de calidad a la ciudadanía para que estemos informados y, con esta información de calidad tomemos las medidas necesarias en eventos catastróficos como los que sufrimos al tener pozos contaminados con hidrocarburos en Cuernavaca.

Una versión previa de este artículo fue publicada el día 4 de Abril en el periódico La Unión de Morelos.

miércoles, 21 de marzo de 2018

Agua contaminada por hidrocarburos

Hace dos semanas la Dra. Karla Cedano nos comentó sobre la contaminación del agua suministrada por SAPAC a su colonia en Cuernavaca. Se encontró que el agua que llega a su domicilio está contaminada con gasolina. ¿Cómo puede suceder esto?
Tenemos que recordar que los habitantes del norte de Cuernavaca, particularmente, en la cercanías del campus Chamilpa de la UAEM frecuentemente perciben olor a gasolina en el ambiente. Protección Civil del Estado atiende los llamados y, generalmente, reporta que hubo alguna fuga en los ductos de hidrocarburos. Por supuesto estas fugas de gasolina en parte se evaporan provocando ese olor a gasolina; pero parte del líquido se infiltra en el subsuelo y puede llegar al manto freático y contaminar el agua que usamos en la ciudad.
Estas fugas de gasolina en los ductos son provocadas por la ordeña y consecuente robo de gasolina. Este problema no solo afecta a PEMEX, sino que como ya vimos puede contaminar el agua que usamos en Cuernavaca. Situaciones similares se manifestaran tarde o temprano en las otras regiones del país donde ocurren los robos de combustible en los ductos.
Es urgente que los organismos encargados del agua potable en los municipios estén monitorizando la calidad de agua y analizando las posibles trayectorias de los fluidos de hidrocarburos en el subsuelo. De no hacerlo estarán siendo omisos y pueden ser cuestionados por la ciudadanía. Estos hechos no pueden ser ocultados, deben tomarse las acciones pertinentes para resolverlos; además de informar oportunamente a los ciudadanos de los problemas que están sufriendo. El truco, atribuido a la avestruz, de esconder su cabeza en el suelo para no ver los peligros, en el caso de la contaminación de los mantos acuíferos tampoco funciona.
Desde mi perspectiva, el robo de gasolina de los ductos provocando derrames debe ser perseguido y sancionado como un delito agravado por los posibles daños a la salud de la población. Claramente, este es un problema que muestra la amplitud de la complicidad que permea nuestra sociedad; el delito va desde aquellos que perforan los ductos, transportan los hidrocarburos, los empresarios que venden esos hidrocarburos robados o los usuarios finales que también los compran, pasando por vigilantes omisos. Todos ellos deben saber que sus actos los pueden afectar a ellos mismos al provocar contaminación en su entorno.
Tanto las autoridades encargadas de vigilar el orden en la región como aquellas que administran el agua deben tomar con prontitud las denuncias y prever las consecuencias de estos actos delictivos para evitar daños adicionales al mero robo de combustibles. Por supuesto que los derrames contaminan el suelo y lo inutilizan para el desarrollo de la flora y fauna de la región y de su uso por las personas. Aunado a esto la posible contaminación de los mantos acuíferos es otro hecho con graves consecuencias para porciones grandes de la población aguas abajo. Notemos que si bien los derrames de los hidrocarburos se reportan normalmente en la zona de Chamilpa u Ocotepec y donde se reporta la contaminación del agua en el pozo Jacarandas tiene una distancia de al menos 7 km, esto implica que los derrames de hidrocarburos pueden llegar lejos y no solamente tienen afectación en la zona cercana a la fuga.
Es probable que el organismo que administra nuestro recurso del agua no cuente con modelos que puedan predecir las trayectorias de estos derrames; pero debemos construirlos. Esto podría ser un verdadero proyecto para ser financiado con los Fondos Mixtos CONACyT municipio de Cuernavaca; pero esto lo tiene que promover alguien que conozca de las ventajas de generar conocimiento para resolver los problemas con base en información científica.
Para todas las personas que vivimos en Cuernavaca, el conocimiento tradicional indica que el recurso del agua es limitado en esta zona y que si se contaminan algunos pozos el desabasto aumentará y los daños a la salud serán importantes. Por otro lado, también hemos observado que se han autorizado la construcción de diferentes edificios de oficinas o habitacionales que todavía incrementan el estrés hídrico en el que vivimos. La autorización de nuevas edificaciones que incrementen la demanda de agua, energía y todos los demás servicios que consideramos derechos, debe ser basada en estudios que aseguren la sustentabilidad de nuestros entornos urbanos. Seguramente los modelos del organismo administrador del agua no contemplan la dinámica de la recarga, sino que solamente contarán con tablas construidas con anterioridad sin los últimos avances en el conocimiento del transporte de agua en los suelos.
Si bien he mencionado este problema en Cuernavaca, la situación de falta de uso de información científica en la toma de decisiones es una constante en nuestro país. Desde mi punto de vista, necesitamos incorporar los conocimientos científicos para normar la vida en nuestro entorno. Pensemos en esta necesidad al momento de elegir a los que gobiernan nuestras ciudades y actuemos en consecuencia en las próximas elecciones.

Una versión previa de este artículo fue publicada el día 21 de Marzo en el periódico La Unión de Morelos.